Marca la diferencia marcando bien tu marca

En wanamos te ofrecemos la más amplia variedad de regalos publicitarios y promocionales de los mejores proveedores del sector. Y desde esta entrada queremos introducirte en las diferentes opciones que existen a la hora de marcar los artículos publicitarios. Hacerlo bien marca la diferencia de tu propia marca.

Hoy en día se puede marcar prácticamente cualquier cosa. Pero la efectividad del regalo publicitario y promocional depende, en muchas ocasiones, del tipo de marcaje y el mensaje elegido. En cierto modo, a lo largo de la historia los viejos sellos de lacre que cerraban las cartas importantes no sólo eran una garantía de privacidad, sino que también suponían, un certificado de autenticidad: una marca de calidad.

Actualmente, no sólo las cartas pueden llevar una marca diferenciadora y promocional, sino que prácticamente cualquier superficie puede ser marcada. Desde la más sencilla hasta la más irregular. La impresión convierte el regalo no sólo en un obsequio, sino en un soporte publicitario muy eficaz ya que adaptas un objeto genérico en uno personalizado acorde a tu marca… y en ocasiones se convierte en objeto de colección.

El mensaje debe de ser breve. En muchas ocasiones con el logotipo de la marca es más que suficiente. Debe tener el tamaño apropiado respetando los parámetros de la marca. En definitiva, el marcaje debe de ser adecuado al producto, su superficie y su uso teniendo en cuenta las limitaciones técnicas en cada caso.

Métodos de estampación

Así, la serigrafía es quizás uno de los métodos más utilizados ya que permite la reproducción de logotipos, imágenes o textos sobre prácticamente cualquier material, especialmente en las superficies planas, o totalmente circulares; es rápido, se adapta a multitud de formas y colores y es fácil de utilizar en pequeñas cantidades a un precio razonable.

El principal inconveniente de esta técnica radica que, en determinados artículos, sólo se pueden utilizar uno o dos colores. También puede resultar incompatible con trazos muy finos. La técnica se lleva a cabo con la transferencia de tinta mediante una malla que se encuentra tensada en un marco de forma manual o semiautomática.

Otro sistema también muy utilizado es la tampografía. En este caso, se graba la imagen en forma de huecograbado sobre una placa revestida de emulsión fotosensible. La placa se cubre de tinta y es barrida pro una cuchilla. Finalmente, un tampón de silicona presionado sobre la placa hace que la tinta del huecograbado se imprima por contacto sobre nuestro producto. Suele usarse en los objetos más pequeños, como bolígrafos o llaveros, encendedores, etc.

La impresión laser es otra de las opciones utilizadas en regalos publicitarios y promocionales sobre todo de metal, madera, vidrio o cuero. Consiste en reproducir el mensaje sobre el producto mediante grabación bajo relieve y en ocasiones se emplea cuando la superficie no permite anclar correctamente las tintas convencionales, siempre y cuando sea plana o ligeramente curva. Un buen grabado láser resulta muy elegante en productos de alta calidad. Sin embargo, hay que tener cuidado con los colores, ya que el color original del producto suele ser diferente en el interior que en el exterior.

Variedad y diferencia

El resultado es muy parecido al que se obtiene gracias al termograbado. En este caso no se utiliza tinta, sino que el marcado se hace por calor y presión, por lo que se usa, fundamentalmente, sobre materiales blandos. Se suele usar para productos de alta gama (sobre todo en marroquinería) ya que ofrece un elegante diseño bajo relieve del marcaje.

El vitrificado consiste en pegar una calcomanía que se fija en un horno a alta temperatura. Se utiliza, especialmente, en artículos de cristal, cerámica o porcelana y se obtiene una gran resistencia, incluso, aunque la pieza se lave en un lavavajillas o se caliente en microondas. Aunque en cristal una de las técnicas más usada es la de grabado al ácido.

Por otra parte, el marcaje con gota de resina se utiliza para darle un efecto lupa al a la impresión. Consiste en aplicar una capa de resina epoxy transparente sobre la propio producto o etiquetas adhesivas personalizadas.

Por último, os queremos hablar del transfer, que, pese a que es una técnica mayoritariamente utilizada en textil, tiene una variante: la sublimación, que se usa mediante papel previamente impreso. El transfer, consiste en transferir sobre el producto el marcaje mediante plancha de calor. En el caso de la sublimación, esta transferencia se realiza con tinta especial y la presión térmica es la que permite liberar gases que hacen que se cree un marcaje indeleble y sin relieve. Es, por tanto, un método muy empleado en la actualidad en múltiples artículos publicitarios.

En próximas entradas iremos contándoos más cosas sobre los tipos de marcaje; pero mientras tanto, si quieres puedes pedirnos consejo a través de nuestros profesionales en la página de Wanamos.


[mc4wp_form id=»227″]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.